Presidenta del Club de Español

Flor Rivas, estudiante de licenciatura, Generación 2015

Flor Rivas (Generación 2015) se especializa en ciencias políticas y español para el servicio internacional. Para ella, la Universidad Católica incorpora todo lo que esperaba. Cuando vino de visita, le gustó el campus y todas las opciones de licenciatura le llamaron la atención. Además la ubicación de CUA fue un elemento fundamental para la decisión de Flor. El hecho de estar localizados en la capital de los Estados Unidos le ha permitido no sólo conocer nuevos lugares sino interactuar con diversas organizaciones como la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) en la cual tuvo la oportunidad de hacer una pasantía.

Flor ha tenido la oportunidad de conocer a mucha gente en CUA, tanto profesores como estudiantes, que le han guiado y apoyado durante su estadía como estudiante. La comunidad de CUA, al ser tan cercana, le ha permitido hacer amistades que durarán toda la vida. Uno de sus recuerdos favoritos sucedió en su primer año cuando conoció a sus dos mejores amigos en su clase de astronomía.

La CUA siempre está abierta a apoyar a los estudiantes con diversos programas que permitan el éxito académico. Es dentro de estos recursos académicos que Flor ha utilizado los sistemas de tutorías para resolver dudas y recibir apoyo para sus clases y el Centro de Escritura (Writing Center) que le ha permitido a Flor escribir sus composiciones para las clases de manera coherente y con buenos fundamentos en la investigación.

Su interés por la política y latinoamericana, han impulsado a Flor ha involucrarse con las organizaciones hispanas dentro de CUA. Flor ha sido miembro y presidenta del Club de Español y pertenece a SOL, ambos clubes le han permitido hacer grandes amistades y lazos fuertes en la comunidad hispana.

Flor entiende la importancia del idioma español y los conocimientos sobre América Latina en su futuro, es por eso que después de graduarse ha decidido seguir trabajando con LULAC para poner en práctica sus conocimientos. De aquí a cinco años, Flor espera asistir a la Escuela de Derecho y utilizar sus experiencias y conocimientos para trabajar en los tribunales penales internacionales.