Fe y educación, una combinación excelente

Frances De León, estudiante de licenciatura, Generación 2016

Frances De León (Generación 2016) decidió asistir a la Universidad Católica por su ubicación, diversidad, y programas académicos. Ella se trasladó de una universidad en Nueva Jersey en su segundo año, eligiendo la CUA por tener una educación integral donde el espíritu comunitario destacara y le permitiese hacer buenas amistades.

Una de las cosas que más le gusta de la Universidad Católica es su ubicación. Washington D.C. es una ciudad llena de cultura, arte, ciencias y entretenimiento. Esto, aunado a la belleza del campus de la CUA, a la cercanía de la Basílica, al espíritu comunitario y al crecimiento y apoyo de su fe, hacen de la universidad el lugar perfecto. CUA representa para Frances el lugar idóneo para crecer en una comunidad y compartir experiencias con sus amistades.

Académicamente, Frances disfruta mucho de sus clases de español, por lo que ha decidido especializarse en estudios hispánicos. Para ella, la universidad le ofrece diversas opciones para mejorar cada día, es por eso que constantemente utiliza diferentes recursos como las tutorías y los consejeros del Centro de Éxito Estudiantil (CAS) además de participar en el Club de español.

A través de las clases que ha tomado y su participación en eventos y organizaciones, Frances se siente conectada a la comunidad hispana del campus. Para Frances vivir los valores católicos es muy importante por lo que ha decidido pasar su verano con el equipo del ministerio de la universidad en Belice, donde podrá convivir y apoyar a las comunidades que lo requieran, además de poner en práctica sus conocimientos de español, teología y culturas hispanas. Es a través de lo que ha aprendido en CUA que Frances planea estudiar una maestría después de graduarse para después usar su conocimientos teóricos y prácticos, junto con sus valores cristianos, en su vida profesional.