Especialista en inmigración hispana, desarrollo socioeconómico

Ph.D. Enrique S. Pumar, Profesor Asociado de Sociología

El doctor Enrique Pumar trabaja como Profesor Asociado de Sociología, a parte de ejercer como director del Departamento de Sociología y como director de Estudios Globales de Migración y miembro de la junta ejecutiva del Institute for the Study of Policy Research and Catholic Studies. Dentro de las cátedras que imparte se encuentra un curso de migración, problemas raciales, metodología de la investigación, proyectos académicos, y educación (desde la sociología). Es a través de su cercanía con los estudiantes que busca ampliarles sus conocimientos y entregarles las herramientas necesarias para hacer una investigación académica.

Para el Dr. Pumar la CUA posee muchas ventajas comparativas con las demás universidades. Para empezar, tiene una identidad católica que permite una educación con valores para los estudiantes y además es la única Universidad Pontificia en los Estados Unidos. Otra de las ventajas es su ubicación, dentro de la capital, donde el debate político se encuentra presente, rodeado de una atmósfera cosmopolita que permite estar en contacto con instituciones y oportunidades únicas. Al ser una institución mediana, la CUA permite que las clases sean pequeñas (entre 18 y 20 personas) y que haya una relación estrecha entre alumnos y docentes. La CUA ofrece diversas oportunidades para el profesorado y los estudiantes, por ejemplo, los alumnos reciben una guía constante por parte de los profesores y mentores, de tal manera que un alto porcentaje de los alumnos logra completar su licenciatura en cuatro años. La profesionalidad de los académicos de la CUA es reconocida por las diversas instituciones, es por esto que reconocidos medios de comunicación como Telemundo y CNN contactan a los profesores como expertos.

La comunidad hispana en CUA, según el Dr. Pumar, es muy diversa. Por una parte, los estudiantes que asisten a la católica ingresan con muchos valores comunes y una mentalidad global, cosmopolita, por lo que no hay una necesidad de crear una comunidad, sino más bien un diálogo sobre intereses profesionales y académicos comunes. Por ejemplo, dentro de esta diversidad encontramos, entre otros, el Programa de Estudios Latinoamericanos, la Junta para crear diversidad (apoyada por el Presidente Garvey), el programa de orientación de los estudiantes y un programa que ofrece apoyo para la adaptación a la nueva vida universitaria.En cuanto a la comunidad hispana en Washington, D.C., la CUA tiene una influencia mixta. El enfoque católico de la universidad permite que varios hispanos estudien aquí y que junto con otros miembros trabajen con mucho empeño en servir a la comunidad, especialmente a los más necesitados.

Graduarse de la universidad implica tener una mejor preparación para obtener mejores oportunidades de trabajo; implica asumir responsabilidad y entender que aunque comprometerse a una educación universitaria puede parecer como un inconveniente por su costo de inversión o por miedo por la falta de información, el trabajo arduo se disfruta aún más porque nos hace apreciar las oportunidades y los obstáculos vencidos; nos hace crecer en comunidad y valorar nuestros conocimientos. La CUA se destaca en este papel, pues no sólo apoya a sus alumnos a través de actividades, grupos comunitarios y una atención personalizada del profesorado, sino que también ofrece una excelente preparación para los alumnos graduados, como se puede notar en los ex alumnos y los puestos que ejercen.