CUA: una comunidad espiritual y académica

María Thurber, estudiante de licenciatura, Generación 2016

Elegir una universidad en la cual estudiar es un proceso que toma tiempo y reflexión. Para María Thurber (Generación 2016) la Universidad Católica se convirtió en su primera opción por muchas razones. María quería encontrar una universidad que le permitiera permanecer cerca de su fe, que tuviera programas académicos interesantes y cuyo aprendizaje tuviera como base una comunidad activa. Cuando descubrió la CUA le pareció la mejor opción puesto que sabía que no sólo iba a crecer académicamente sino también espiritual y personalmente. María se siente muy orgullosa de los pasos que ha seguido y de las oportunidades que le ha brindado ser una de las becarias de Gates Millenium Scholarship.

Formar parte de una comunidad activa es muy importante para María, por lo que ella disfruta de estudiar y pasear con sus amigos alrededor del campus así como apoyar y formar parte activa del Club de Español, de la Organización Estudiantil de Latinos (SOL) y los eventos de servicio a la comunidad. Con las amistades que ha hecho, la universidad para ella se ha convertido en una enorme familia, especialmente porque al ser una comunidad muy cercana, todo el mundo se conoce y se saluda por los lazos tan fuertes que unen tanto a los estudiantes como a los profesores.

Para María la educación es primordial y entiende todas las oportunidades que le ofrece la CUA. Una de las que más utiliza es el Centro de Escritura (Writing Center) que le permite revisar y aumentar sus capacidades de escribir ensayos. Los cursos que más le interesan son los de español y teología por lo que ha decidido especializarse en ellos, aunque le interesan mucho también los cursos de arte y de historia del arte. Es por eso que ha decidido para su futuro continuar con su educación con un posgrado para poder estudiar arte bizantino y mariano.