Alumna y periodista de las artes

María Rodríguez, estudiante de licenciatura, Generación 2016

Cuando María Rodríguez estaba en su segundo año de la universidad, fue a un recital de piano en el campus de la Universidad Católica y experimentó lo que ella llama una interpretación “impresionante” por un reconocido pianista. Ella quería compartir su experiencia con otros.

“Eso fue lo que me atrajo, lo que me inspiró a escribir,” dice Rodríguez, ahora una alumna en su último año de clases. “Me puse como meta llevar esa historia a la gente.”

Ella encontró una salida a través del periódico estudiantil, The Tower, como una escritora en la sección de Artes y Entretenimiento, y después, durante el tercer año de sus estudios, se convirtió en editora de la página.

Como periodista estudiantil, María ha viajado por Washington, D.C., haciendo reseñas y críticas de estrenos y obras de algunos de los mejores musicales y obras de teatro de la capital para llevar sus experiencias a los demás alumnos. Su lugar favorito sobre el cual escribir es el reconocido centro de las artes de D.C.: el Centro para la Interpretación de las Artes John F. Kennedy (John F. Kennedy Center for the Performing Arts).

Fue en ese lugar en el que encontró una audiencia aún mayor para su trabajo. El verano pasado, ella fue seleccionada como una de las internas del reconocido programa del Kennedy Center y tuvo la oportunidad de colaborar en el departamento de relaciones públicas.

Durante nueve semanas, ella se sumergió en el mundo del periodismo de las artes desde el “otro” lado, promoviendo el trabajo del Kennedy Center a los periodistas para que éstos escribiesen reseñas y así poder ayudar a llevar las historias de las interpretaciones de gran calidad a una audiencia de todo el país.

“Tuve una experiencia fantástica en estas prácticas profesionales, así que me siento preparada para un nuevo reto,” dice Rodríguez. “Obtuve muchas experiencias y trucos y consejos; todas las herramientas en términos de cómo pensar como la prensa. Es bueno saber qué están buscando en los escritores, y, desde la perspectiva de una escritora, cómo persuadir a la gente para escribir sobre una historia.”

Una de las responsabilidades de Rodríguez incluía encontrar reseñas de las presentaciones en el Escenario del Milenio del Centro Kennedy (the Kennedy Center’s Millennium Stage), el cual ofrece presentaciones gratuitas al público los 365 días del año. Rodríguez, además, tenía la labor de encontrar al periodista perfecto para eventos particulares.

Para el Día mundial de los refugiados, el Millenium Stage presentó un concierto de un violinista sirio. Rodríguez encontró un periodista especializado en escribir sobre músicos refugiados y gracias a su recomendación, el periodista escribió una reseña sobre la presentación.

“Tomó mucho tiempo, pero al final encontré a alguien, y fue a través de BuzzFeed” dijo. “Algo que aprendí sobre mí fue que me gusta tomar una cantidad incontrolable de proyectos. La perseverancia definitivamente cuenta.”

Además, Rodríguez utilizó sus propias habilidades en la escritura. Ella escribió comunicados de prensa individuales sobre cada uno de los 35 internos del programa de prácticas profesionales y envió esas historias a los medios de comunicación.

“Quería un sentimiento holístico de lo que el mundo del periodismo del arte es; quería ver ambos lados. Siento como si hubiera cursado una clase en el mundo del periodismo,” menciona ella.

La estudiante de historia no sabe exáctamente lo que el futuro le ofrecerá, pero ella sabe que ha encontrado una pasión en la escritura. Ella está emocionada este semestre por su trabajo de tesis sobre “el rol de la ideología de Stalin sobre el nacionalismo en las relaciones internacionales entre la nueva Unión Soviética y la República de Irlanda.” Aún cuando disfruta de escribir para el ámbito académico, ella ama la emoción del periodismo.

“Son las mismas herramientas que se utilizan, pero aplicadas de diferentes maneras,” menciona María sobre escritura periodística. “Constantemente estás buscando algo nuevo y sumergiéndote en un nuevo mundo. Aprendes todo lo que puedes sobre un tema, y luego, avanzas al que sigue.”

Cuando ella escribe, sigue haciéndolo con los mismos motivos que la empujaron hacia el periodismo sobre las artes ese día en la Sala de Recitales Ward (Ward Recital Hall): el deseo de llevar la belleza de las artes a aquellos que de otra forma no puedan experimentarla.

“Cuando a la gente le importa algo, cuando les interesan las artes, les importa más sobre la cultura,” dice Rodríguez. “Me encantaría que la gente se adentre en las aguas de lo novedoso. Eso es lo que me mueve; hacer que las personas prueben algo nuevo y se relacionen con una parte de la cultura que no han visto antes."