En esta página:

La Universidad Católica es afortunada de poder reivindicar la rica tradición intelectual Católica que la ha hecho ser vanguardista entre las instituciones de educación superior durante el siglo diecinueve y veinte en América, y que continúa informando su misión al día de hoy.

Establecida en 1887, la Universidad Católica fue la primera universidad Católica en los Estados Unidos fundada como una institución de investigación de posgrado. Al crear la Universidad Católica, los obispos de los Estados Unidos buscaron establecer un lugar donde la Iglesia pudiera llevar a cabo su reflexión, una institución que pudiera ir más allá de la preservación del aprendizaje y la enseñanza y que además abarcara el avance del conocimiento a través de la investigación. Así en 1900, la Universidad Católica se encontraba entre las 14 instituciones que ofrecían instrucción para el doctorado que formaba la Asociación de Universidades Americanas (Association of American Universities), un grupo líder de instituciones de investigación. Hoy, como su misión indica, la CUA continúa siendo una institución de educación superior comprensiva, Católica y americana, clasificada como una “universidad de investigación exhaustiva y doctoral con una actividad alta en investigación.”

Las facultades eclesiásticas de la Universidad Católica constituyen una parte esencial de la tradición intelectual Católica de la universidad y contribuye sustancialmente a su originalidad. Pero como el presidente de la Universidad Católica, John Garvey, ha señalado, la convicción de que la fe y la razón puedan trabajar en armonía permea cada una de las 12 facultades de la universidad. “En nuestras aulas en la Universidad Católica comenzamos con la premisa que hacemos bien siempre y en cualquier lugar para servir a Dios, y que todo el conocimiento humano tiene un fin. Nos acercamos a nuestro trabajo a través de la fe, no sólo en nuestras facultades eclesiásticas de filosofía, derecho canónico y teología, sino también en arte, música, historia, literatura, derecho, arquitectura y aún en las ciencias exactas,” menciona Garvey. “Involucramos a toda la persona y la dirigimos hacia el conocimiento y la verdadera felicidad. Las dos se encuentran en el mismo axis, y son mejores cuando se buscan en conjunto.”

Procediendo de estas conjeturas, la Universidad ofrece a los alumnos de licenciatura una base curricular en las artes liberales con cursos más profundos en las áreas de estudio de sus especialidades. Por ejemplo, en la Facultad de Artes y Ciencias (la más grande de las 12 facultades), todos los alumnos de licenciatura tienen como requerimiento cursar cuatro clases de teología y filosofía.


Misión

Como la universidad nacional de la Iglesia Católica en los Estados Unidos, fundada y financiada por los obispos del país con la aprobación de la Santa Sede, la Universidad Católica de América está comprometida a ser una institución de educación superior comprensiva, católica y americana, fiel a las enseñanzas de Jesucristo según la Iglesia. Dedicada a fomentar el diálogo entre la fe y la razón, la Universidad Católica de América procura descubrir e impartir la verdad a través de la excelencia en su enseñanza e investigación, todo en servicio a la Iglesia, la nación, y el mundo.

(Aprobado por la Junta Directiva el 12 de diciembre de 2006). 


Patrocinio

La Universidad Católica es frecuentemente llamada la universidad de los obispos. Es la única institución que ha sido fundada y patrocinada por los obispos Católicos de los Estados Unidos.

El estatus único de la universidad está codificado bajo los estatutos de la Junta Directiva de la Universidad. El arzobispo de Washington es el canciller ex officio de la universidad. Él sirve como un enlace entre la universidad y la Conferencia de los Obispos Católicos de los Estados Unidos (United States Conference of Catholic Bishops), así como entre la universidad y la Santa Sede. Además, los estatutos de la Junta Directiva estipulan que de los 48 miembros electos de la junta, 24 deben ser clérigos, de los que al menos 18 deben ser miembros de la conferencia de los obispos de los Estados Unidos. Los cardenales católicos que también son obispos de las diócesis de los Estados Unidos son normalmente contados entre los miembros de la junta y tienen la opción de servir por el tiempo que sean tanto cardenales como obispos diocesanos.

Una de las maneras en las que los obispos de los Estados Unidos han demostrado su apoyo continuo a la Universidad Católica ha sido convocando a una colecta anual en sus diócesis para apoyar con becas a alumnos cualificados en la universidad. Cada año la recolecta consigue millones de dólares para invertir en becas para la Universidad Católica.


Estatus pontificio

Las instituciones de educación superior establecidas por una bula papal son llamadas universidad pontificias. La Universidad Católica de América recibió su bula papal del Papa León XIII en 1887. Solamente las universidad, colegios y escuelas que tienen un estatus pontificio tienen permiso para conferir grados eclesiásticos, que son acreditados y certificados por la Santa Sede. La mayoría de los grados otorgados por colegios y universidad católicas, incluyendo aquéllos en las disciplinas de teología y estudios religiosos, son grados civiles, por lo tanto están establecidos de acuerdo a los requerimientos del grado y de otros criterios definidos por autoridades seculares.

El estatus pontificio de la Universidad Católica encuentra su expresión de muchas maneras. Por ejemplo, los colores oficiales de la universidad, el dorado y el blanco son los mismos que los del Vaticano. Además, en toda la historia de las visitas del Papa a los Estados Unidos, el Papa ha visitado un campus universitario sólo en tres ocasiones; dos de las cuales, (el Papa Juan Pablo II en 1979 y el Papa Benedicto XVI en 2008) fueron en el campus de la Universidad Católica.


Facultades eclesiásticas

Tres de las 12 facultades de la Universidad Católica (derecho canónico, filosofía y teología y estudios religiosos) también otorgan grados civiles. Los grados eclesiásticos son acreditados y certificados por la Santa Sede, mientras que los grados civiles son establecidos de acuerdo a los requerimientos definidos por las autoridades seculares.

Como una universidad pontificia con facultades eclesiásticas, la Universidad Católica tiene una relación especial con la Iglesia, una relación diferente a la que tiene con las instituciones hermanas. Por tener un papel significante dentro de la Iglesia y proveer instrucción en lo que se llama ciencias sagradas, las facultades de derecho canónico, filosofía, y, teología y estudios religiosos tienen una obligación bajo la ley de la Iglesia de no sólo estar en comunión total con la Iglesia sino también “enseñar en el nombre de la Iglesia.” La misión canónica obliga a la institución a obtener un permiso para apuntar a un profesor católico antes de su designación como docentes. Los profesores de las facultades eclesiásticas que no son católicos también deben recibir permiso para enseñar en nombre de la Iglesia. En ambos casos, el permiso es otorgado por el arzobispo de Washington, quien también es el canciller de la Universidad.

Los candidatos a grados eclesiásticos no están limitados al clero Católico y religioso. Laicos Católicos y no católicos pueden y obtienen estos grados. Algunos ejemplos de los grados eclesiásticos otorgados por la Universidad Católica es la Licenciatura en la Teología Sagrada, Licenciado en Filosofía y Doctorado en Derecho Canónico.

No es sorprendente, dado la historia y la misión de la Universidad Católica, que las tres facultades que otorgan los grados eclesiásticos sean referidas como las “facultades fundacionales” de la universidad. La primera facultad establecida en la Universidad Católica fue la Facultad de Teología y Estudios Religiosos (1889), seguida por la Facultad de Filosofía (1895). La Facultad de Derecho Canónico es la cuarta facultad más vieja de la CUA (1923), precedida por el establecimiento de la Facultad de Artes y Ciencias (1906).

El componente eclesiástico de estas facultades, aunada a su larga historia, le dan un estatuto especial, y en algunas instancias único. La Facultad de Filosofía, una de las únicas tres facultades de filosofía en el país, tiene uno de los programas de doctorado más antiguos a nivel nacional y es el único con prestigio eclesiástico. La Facultad de Derecho Canónico es la única escuela de posgrado en derecho canónico en el país. A lo largo y ancho de sus docentes y enseñanzas con base en los disciplinas de la teología Católica, incluyendo estudios bíblicos, historia de la Iglesia, estudios litúrgicos/teología sacramental, teología moral/ética y estudios pastorales y de ministerio, la Facultad de Teología y Estudios Religiosos es insuperable en los Estados Unidos.


Documentos relevantes

Los siguientes documentos aplican a la tradición intelectual católica de CUA.

Sapientia Christiana (“Sabiduría cristiana”)
La Constitución Apostólica del Papa Juan Pablo II sobre las universidad eclesiásticas y sus facultades, publicada el 15 de abril de 1979.

Ex Corde Ecclesiae (“Nacida del Corazón de la Iglesia”)
La Constitución Apostólica del Papa Juan Pablo II sobre las universidades Católicas, promulgada el 15 de abril de 1990.

Discurso del Papa Benedicto XVI a los educadores Católicos de los Estados Unidos
Discurso dado en la Universidad Católica de América el 17 de abril de 2008.